COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

desde-lpq

COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO

 “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

 Bogotá, 2 de Noviembre de 2016

La Paz Querida considera que si privilegiamos la dimensión moral y ética de la paz será posible superar la polarización que persiste y encontrar una salida razonable y rápida a la renegociación del acuerdo de paz.

Privilegiar esa dimensión ética es reconocer que la paz es un valor moral, que debe estar libre de la búsqueda de provechos individuales o grupales, y que los colombianos hemos ganado al tomar la decisión de no matarnos nunca más por conseguir el poder. Ese logro es el resultado del esfuerzo de todos y en especial de una toma de conciencia  que debemos a las víctimas, pues su dolor se nos vino encima y desató en muchos de nosotros la compasión que no podíamos evitar. Esas mismas víctimas nos mostraron el coraje para emerger de la deshumanización profunda y rescatarnos, y mostrar  que los colombianos somos también capaces de reconstruirnos de nuevo.

Pero este logro es frágil pues seguimos al borde de precipitarnos otra vez en la locura de la guerra política. Por eso el grito de los jóvenes en las calles de Colombia pidiéndonos que nos liberemos del país que quedó atrás, que demos un salto cualitativo, que más allá del NO y del SI establezcamos la Paz Ya. Esto puede hacerse con base en cuatro presupuestos básicos: i) compromiso con la dignidad humana igual de todas y de todos; ii) la necesidad de ir juntos, es decir, esta paz la consolidamos entre todos o no habrá paz para nadie en Colombia; iii) la obligación de cambiar; para poder ir juntos tenemos que cambiar;  y iv) la decisión de todos de decir la verdad y de aceptar responsabilidades.

Necesitamos entonces que este valor moral de la paz se encarne en un acuerdo mayor, que sea ampliamente aceptable para el pueblo soberano, institucionalmente legítimo y socialmente consistente con un país de diferencias culturales y regionales. Un acuerdo que sea políticamente viable, económicamente factible y jurídicamente sólido y eficaz.

Ese acuerdo es posible si se hace del resultado del plebiscito una oportunidad para superar nuestra polarización.

El acuerdo de la Habana requiere modificaciones sustanciales que sean capaces de enfrentar las principales objeciones y preocupaciones de quienes votaron NO, pero debe ser preservada la esencia y estructura del acuerdo ya firmado, que fue logrado después de largos años de difíciles conversaciones y recibió el apoyo de casi la mitad de los votantes.

Estos consensos se alcanzarán si las partes en la renegociación (el gobierno, las FARC-EP y los voceros del SI y del NO) tienen presente que, a pesar de sus discrepancias, pueden compartir las finalidades morales perseguidas por los puntos del acuerdo que suscitaron mayor polémica.

La Paz Querida destaca entonces en su comunicado los posibles consensos en los diez puntos más controvertidos de esta renegociación:

  1. garantizar el cumplimiento del acuerdo sin necesidad de llevarlo a la constitución;
  2. precisar las condiciones de participación política de los exguerrilleros;
  3. asegurar que las circunscripciones territoriales especiales transitorias no otorguen ventajas al movimiento o partido político que surja de las FARC-EP;
  4. garantizar la autonomía e imparcialidad de la jurisdicción especial de paz sin que eso impida que se introduzcan precisiones sobre su funcionamiento y temporalidad;
  5. precisar las condiciones como se desarrollarán las sanciones alternativas a fin de que haya garantía de que se trate de una sanción seria y significativa;
  6. aclarar que la reforma rural busca proteger al campesinado de manera integral pero no se opone a la economía de mercado ni a las diversas formas de inversión en el campo;
  7. asegurar el control de las economías ilícitas;
  8. precisar que las FARC-EP deben contribuir al desmantelamiento del narcotráfico y poner a disposición de la sociedad colombiana todos los bienes derivados de la denominada “economía de guerra”, pero sin desconocer el carácter político de las guerrillas;
  9. asegurar que la participación plural de las autoridades y comunidades en las instancias de seguimiento e implementación de los Acuerdos no limite las competencias de las autoridades locales ni permita el monopolio de ex guerrilleros de las FARC-EP en las mismas; y
  10. precisar que el enfoque de género busca proteger a las mujeres y a la población LGBT, cuyos derechos fueron vulnerados por la guerra, pero no pretende afectar la libertad religiosa, ni ignorar como el conflicto armado afectó a las familias y a otras poblaciones victimizadas, como los grupos étnicos o los integrantes de distintas iglesias.

Mayor información: contactolapazquerida@gmail.com

Visítenos en nuestro sitio web: http://www.lapazquerida.com y en nuestras redes

sociales @PazQuerida.

Anuncios
COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s