COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA

Como integrantes de “La Paz Querida” hemos asumido el compromiso de apoyar la finalización del conflicto armado por la vía negociada, primero con las FARC y ahora con el ELN, dentro de una ética social basada en el respeto a la vida y a la dignidad humana.

 
El acto criminal perpetrado por el ELN en Bogotá, en días pasados, al atentar contra la vida y la integridad de policías, vecinos y transeúntes, ignoró las mínimas normas del derecho internacional humanitario. Estos hechos condenables no contribuyen a crear un clima propicio para un nuevo acuerdo de paz y debilitan la confianza de la ciudadanía frente a las negociaciones y la implementación de los acuerdos. Asimismo, alientan y fortalecen las posiciones de quienes quieren socavar la paz.

 
La Paz Querida repudia, igualmente, los asesinatos y amenazas contra líderes sociales, reclamantes de tierras y defensores de derechos humanos que, de manera sistemática, se han venido presentando en distintos territorios de la geografía nacional. En este sentido, hace un llamado de urgencia al Gobierno Nacional para que tome todas las medidas necesarias que garanticen, de forma efectiva, la seguridad y la integridad de todos ellos, así como de las personas que se encuentran en proceso de desmovilización.

 
Estos hechos graves no pueden llevarnos a desconocer que hay poderosas razones de satisfacción colectiva como el inicio de la dejación de armas por las FARC, luego de más de cincuenta años de confrontación armada.

 
Si bien los Acuerdos no son perfectos, y aun si en algunos puntos no existe consenso, es un deber ciudadano exigir que se respete el valor de la palabra y se cumplan los compromisos adquiridos por parte de todos. Por ello manifestamos nuestra preocupación de que se asuma como bandera electoral el desconocer los Acuerdos ya firmados y el proponer echar para atrás normas expedidas por el Congreso y revisadas por la Corte Constitucional, así como los avances para su implementación.

 
Hacer compromisos y no cumplirlos, además de destruir la confianza entre quienes los suscribieron, constituye un mensaje perverso para la sociedad, puesto que se trata de una política de Estado y no de una decisión coyuntural de un gobierno, que se pueda reversar.
Es incuestionable que la paz es un patrimonio de todos los colombianos y a todos nos beneficia, al ser una gran oportunidad de transformación política, cultural, económica y social, que tanto hemos aplazado como efecto de las múltiples violencias que el País ha sufrido.

 
Frente al pesimismo y a la indiferencia de algunos sectores que opacan la reconciliación como una gran conquista de todos, la Paz Querida invita a que sumemos optimismo y fe en que somos capaces de construir la paz como propósito colectivo a partir del respeto a la vida como un valor sagrado.

Anuncios
COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s