COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA

Como integrantes de “La Paz Querida” hemos asumido el compromiso de apoyar la finalización del conflicto armado por la vía negociada, primero con las FARC y ahora con el ELN, dentro de una ética social basada en el respeto a la vida y a la dignidad humana.

 
El acto criminal perpetrado por el ELN en Bogotá, en días pasados, al atentar contra la vida y la integridad de policías, vecinos y transeúntes, ignoró las mínimas normas del derecho internacional humanitario. Estos hechos condenables no contribuyen a crear un clima propicio para un nuevo acuerdo de paz y debilitan la confianza de la ciudadanía frente a las negociaciones y la implementación de los acuerdos. Asimismo, alientan y fortalecen las posiciones de quienes quieren socavar la paz.

 
La Paz Querida repudia, igualmente, los asesinatos y amenazas contra líderes sociales, reclamantes de tierras y defensores de derechos humanos que, de manera sistemática, se han venido presentando en distintos territorios de la geografía nacional. En este sentido, hace un llamado de urgencia al Gobierno Nacional para que tome todas las medidas necesarias que garanticen, de forma efectiva, la seguridad y la integridad de todos ellos, así como de las personas que se encuentran en proceso de desmovilización.

 
Estos hechos graves no pueden llevarnos a desconocer que hay poderosas razones de satisfacción colectiva como el inicio de la dejación de armas por las FARC, luego de más de cincuenta años de confrontación armada.

 
Si bien los Acuerdos no son perfectos, y aun si en algunos puntos no existe consenso, es un deber ciudadano exigir que se respete el valor de la palabra y se cumplan los compromisos adquiridos por parte de todos. Por ello manifestamos nuestra preocupación de que se asuma como bandera electoral el desconocer los Acuerdos ya firmados y el proponer echar para atrás normas expedidas por el Congreso y revisadas por la Corte Constitucional, así como los avances para su implementación.

 
Hacer compromisos y no cumplirlos, además de destruir la confianza entre quienes los suscribieron, constituye un mensaje perverso para la sociedad, puesto que se trata de una política de Estado y no de una decisión coyuntural de un gobierno, que se pueda reversar.
Es incuestionable que la paz es un patrimonio de todos los colombianos y a todos nos beneficia, al ser una gran oportunidad de transformación política, cultural, económica y social, que tanto hemos aplazado como efecto de las múltiples violencias que el País ha sufrido.

 
Frente al pesimismo y a la indiferencia de algunos sectores que opacan la reconciliación como una gran conquista de todos, la Paz Querida invita a que sumemos optimismo y fe en que somos capaces de construir la paz como propósito colectivo a partir del respeto a la vida como un valor sagrado.

Anuncios
COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA

Declaración de La Paz Querida

Un Nuevo Acuerdo

Bogotá, 19 de noviembre de 2016

Los miembros de La Paz Querida vemos con optimismo y complacencia el nuevo acuerdo firmado en La Habana el pasado lunes 14, el cual incorpora mejoras significativas para su implementación. Ello nos lleva a exigir a las partes avanzar decididamente en su refrendación, ojalá vía Congreso de la República, y hacer curso expedito hacia su implementación, pues consideramos que ni el tiempo ni la razón aconsejan someterlo a una nueva refrendación popular.

En nuestra carta constitutiva expresamos que el pueblo colombiano merece que se ponga fin a un conflicto armado que por más de 50 años ha enfrentado al Estado con la subversión y otras formas de delincuencia armada, en una lucha fratricida con consecuencias nefastas para la dignidad humana, la democracia y el desarrollo sostenible.

Igualmente, expresamos que la paz, con los adecuados mecanismos de justicia transicional, traerá más justicia a las víctimas y a la sociedad, que la continuación de esta guerra con impunidad generalizada.

No cabe duda que, una vez conocidos los resultados del plebiscito, los colombianos hemos tenido suficiente espacio para reflexionar y expresar nuestro pensamiento por los diferentes mecanismos que la democracia permite. También es digno y justo reconocer el esfuerzo, inteligencia, cordura y generosidad de las partes que lograron un nuevo acuerdo, en el que contemplaron modificaciones en 56 de los 57 temas propuestos, lo que nos permite aseverar que lo fundamental está logrado.

Los nuevos avances ratifican y precisan que habrá total protección de la propiedad privada, sin expropiación de latifundios ni aumento de avalúos vía catastro; las FARC entregarán sus bienes para reparación de las víctimas; se elimina cualquier percepción sobre ambigüedades referentes a una supuesta ideología de género; habrá limitaciones en la movilidad de los miembros de las FARC incursos en graves delitos, como medida restrictiva de la libertad, y se aclara que la jurisdicción especial para la paz tendrá un límite en el tiempo; todos estos aspectos son importantes y convenientes. Basta ya de poner nuevas objeciones que retrasen la paz. Los tiempos corren en contra de su implementación y el grave incidente ocurrido en el sur de Bolívar es una alerta fuerte que no podemos desoír.

Señor Presidente, reclamamos su acción inmediata, dentro de las prerrogativas que le asigna la Constitución.

Cordialmente,

LA   PAZ   QUERIDA

Declaración de La Paz Querida

COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

desde-lpq

COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO

 “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

 Bogotá, 2 de Noviembre de 2016

La Paz Querida considera que si privilegiamos la dimensión moral y ética de la paz será posible superar la polarización que persiste y encontrar una salida razonable y rápida a la renegociación del acuerdo de paz.

Privilegiar esa dimensión ética es reconocer que la paz es un valor moral, que debe estar libre de la búsqueda de provechos individuales o grupales, y que los colombianos hemos ganado al tomar la decisión de no matarnos nunca más por conseguir el poder. Ese logro es el resultado del esfuerzo de todos y en especial de una toma de conciencia  que debemos a las víctimas, pues su dolor se nos vino encima y desató en muchos de nosotros la compasión que no podíamos evitar. Esas mismas víctimas nos mostraron el coraje para emerger de la deshumanización profunda y rescatarnos, y mostrar  que los colombianos somos también capaces de reconstruirnos de nuevo.

Pero este logro es frágil pues seguimos al borde de precipitarnos otra vez en la locura de la guerra política. Por eso el grito de los jóvenes en las calles de Colombia pidiéndonos que nos liberemos del país que quedó atrás, que demos un salto cualitativo, que más allá del NO y del SI establezcamos la Paz Ya. Esto puede hacerse con base en cuatro presupuestos básicos: i) compromiso con la dignidad humana igual de todas y de todos; ii) la necesidad de ir juntos, es decir, esta paz la consolidamos entre todos o no habrá paz para nadie en Colombia; iii) la obligación de cambiar; para poder ir juntos tenemos que cambiar;  y iv) la decisión de todos de decir la verdad y de aceptar responsabilidades.

Necesitamos entonces que este valor moral de la paz se encarne en un acuerdo mayor, que sea ampliamente aceptable para el pueblo soberano, institucionalmente legítimo y socialmente consistente con un país de diferencias culturales y regionales. Un acuerdo que sea políticamente viable, económicamente factible y jurídicamente sólido y eficaz.

Ese acuerdo es posible si se hace del resultado del plebiscito una oportunidad para superar nuestra polarización.

El acuerdo de la Habana requiere modificaciones sustanciales que sean capaces de enfrentar las principales objeciones y preocupaciones de quienes votaron NO, pero debe ser preservada la esencia y estructura del acuerdo ya firmado, que fue logrado después de largos años de difíciles conversaciones y recibió el apoyo de casi la mitad de los votantes.

Estos consensos se alcanzarán si las partes en la renegociación (el gobierno, las FARC-EP y los voceros del SI y del NO) tienen presente que, a pesar de sus discrepancias, pueden compartir las finalidades morales perseguidas por los puntos del acuerdo que suscitaron mayor polémica.

La Paz Querida destaca entonces en su comunicado los posibles consensos en los diez puntos más controvertidos de esta renegociación:

  1. garantizar el cumplimiento del acuerdo sin necesidad de llevarlo a la constitución;
  2. precisar las condiciones de participación política de los exguerrilleros;
  3. asegurar que las circunscripciones territoriales especiales transitorias no otorguen ventajas al movimiento o partido político que surja de las FARC-EP;
  4. garantizar la autonomía e imparcialidad de la jurisdicción especial de paz sin que eso impida que se introduzcan precisiones sobre su funcionamiento y temporalidad;
  5. precisar las condiciones como se desarrollarán las sanciones alternativas a fin de que haya garantía de que se trate de una sanción seria y significativa;
  6. aclarar que la reforma rural busca proteger al campesinado de manera integral pero no se opone a la economía de mercado ni a las diversas formas de inversión en el campo;
  7. asegurar el control de las economías ilícitas;
  8. precisar que las FARC-EP deben contribuir al desmantelamiento del narcotráfico y poner a disposición de la sociedad colombiana todos los bienes derivados de la denominada “economía de guerra”, pero sin desconocer el carácter político de las guerrillas;
  9. asegurar que la participación plural de las autoridades y comunidades en las instancias de seguimiento e implementación de los Acuerdos no limite las competencias de las autoridades locales ni permita el monopolio de ex guerrilleros de las FARC-EP en las mismas; y
  10. precisar que el enfoque de género busca proteger a las mujeres y a la población LGBT, cuyos derechos fueron vulnerados por la guerra, pero no pretende afectar la libertad religiosa, ni ignorar como el conflicto armado afectó a las familias y a otras poblaciones victimizadas, como los grupos étnicos o los integrantes de distintas iglesias.

Mayor información: contactolapazquerida@gmail.com

Visítenos en nuestro sitio web: http://www.lapazquerida.com y en nuestras redes

sociales @PazQuerida.

COMUNICADO DE LA PAZ QUERIDA UN MES DESPUÉS DEL PLEBISCITO “Consensos son posibles con compromiso ético por la paz”

Comunicado de Juan Camilo Restrepo, Jefe negociador con el ELN y miembro de La Paz Querida

juan-camilo-restrepo

Sobre el aplazamiento de la ceremonia de instalación de fase pública de los diálogos con el ELN

 Hoy 27 de Octubre era el día acordado con el ELN para instalar en Quito los diálogos públicos. A las 5:00 de la tarde estaba previsto que tuviera lugar la ceremonia protocolaria.

Los compromisos establecidos por los equipos del Gobierno y el ELN en la última ronda de Caracas, fueron precisos para ambas partes. Por lo que siempre se dejó claro que era necesaria la liberación efectiva del excongresista Odín Sánchez para dar inicio a esta fase pública.

Este medio día hemos sido informados por el Comité Internacional de la Cruz Roja que la operación de la liberación ha comenzado con el acompañamiento de la Iglesia católica.

El Gobierno celebra este hecho, y toma nota de este procedimiento que espera que concluya satisfactoriamente, ojalá antes del 3 de Noviembre, que es la fecha acordada para dar inicio a la primera ronda formal de negociaciones y le informa a la opinión pública que la ceremonia inaugural será entonces reprogramada hasta que exista la certeza y la evidencia de que el señor Odín Sánchez ha regresado sano y salvo a la libertad.

Agradecemos al Gobierno de Ecuador toda la disposición que ha tenido para la preparación de esta ceremonia y esperamos que en los próximos días podamos estar allí para cumplir esta cita con la paz.

Juan Camilo Restrepo

Jefe de la Delegación del Gobierno

Miembro de La Paz Querida

Comunicado de Juan Camilo Restrepo, Jefe negociador con el ELN y miembro de La Paz Querida

La Paz Querida en Entrevista RCN Radio

foto-4

Entrevista hecha por RCN Radio a Coordinador-miembro de La Paz Querida, General (RA) Henry Medina

Miembros de iniciativa ‘La Paz Querida’ estarían en la mesa de diálogos con el ELN

Miembros de iniciativa ‘La Paz Querida’ estarían en la mesa de diálogos con el ELN

 

La Paz Querida en Entrevista RCN Radio

COMUNICADO DE PRENSA-Jefe negociador con ELN, miembro de La Paz Querida

Convencion Nacional Partido Conservador. Noemí Presidente. Abril 2010. Bogotá, Colombia. Foto: Laura Rico Piñeres
Bogotá, Octubre 24 de 2016

Los miembros de La Paz Querida destacamos el nombramiento del integrante de nuestro equipo, Juan Camilo Restrepo, como Jefe negociador del Gobierno con el Ejército de Liberación Nacional- ELN.

En nuestra Declaración de Principios, numeral 14, afirmamos que: “…nos comprometemos a promover el debate y la participación de la sociedad civil y la ciudadanía para la implementación de los Acuerdos de la Habana -y eventualmente los que surjan de las negociaciones con el ELN-, y actuar como interlocutores de iniciativas viables a respecto, hasta lograr la formación de una masa crítica que genere cambios destinados a establecer relaciones sociales equitativas, constructivas y pacíficas…”, lo cual ratificamos con esta noticia.

“Mi compromiso estará centrado, junto con el resto del equipo negociador, en buscar puntos de acuerdo con el ELN para la paz de Colombia”. Expresó Juan Camilo Restrepo.

Nos complace que Juan Camilo Restrepo haya sido designado para esta tarea donde La Paz Querida apoyará todo lo que esté a su alcance para que este importante proceso llegue a feliz término.

Mayor información: contactolapazquerida@gmail.com
Visítenos en nuestro sitio web: http://www.lapazquerida.com y en nuestras redes
sociales @PazQuerida.

COMUNICADO DE PRENSA-Jefe negociador con ELN, miembro de La Paz Querida

COMUNICADO DE PRENSA-Posición oficial de La Paz Querida frente a la coyuntura

 

desde-lpq

Bogotá, Octubre 21 de 2016

  1. Colombia vive una coyuntura crítica. El triunfo por estrecho margen del NO en el plebiscito pone en alto riesgo el proceso de paz con las FARC pero igualmente abre la posibilidad de lograr ajustes al Acuerdo de la Habana que permitan un mayor apoyo social y político a la paz.
  1. Los integrantes de la Paz Querida promovimos el SI en el plebiscito pues pensamos que el Acuerdo de la Habana, globalmente considerado, es bueno para el país y permite una salida del conflicto armado que es respetuosa de las víctimas y de la justicia. Casi la mitad de los votantes tuvo una opinión semejante a la nuestra pero hubo una gran abstención y una leve mayoría se opuso a que el Acuerdo fuera implementado, resultado que debe ser respetado.
  2. Entendemos que la gran mayoría de quienes votaron NO están a favor de la paz negociada pero rechazan ciertos puntos del Acuerdo de la Habana. Es pues posible una salida a esta crisis por medio de ajustes y precisiones al Acuerdo que, sin alterar su esencia, satisfagan las principales preocupaciones de quienes votaron NO y logren la adhesión de muchos que por diversas razones se abstuvieron.
  1. Estos ajustes y precisiones deben hacerse rápidamente pues es muy difícil mantener por un tiempo largo un cese del fuego entre las FARC y la Fuerza Pública. Tampoco conviene que las elecciones presidenciales de 2018 interfieran con la búsqueda de los consensos necesarios. La prolongación de esta negociación pone en grave riesgo el proceso de paz con las FARC.
  1. En ese contexto, La Paz Querida apoya y participa de las movilizaciones sociales a favor de un ajuste ya del Acuerdo de paz, las cuales deben ser mantenidas y fortalecidas y deben permitir encuentros y puentes entre quienes votaron SI, quienes votaron NO y quienes se abstuvieron. Debemos superar la polarización pues la paz requiere el mayor consenso nacional posible.
  1. La base de las actuales negociaciones debe ser el Acuerdo de la Habana, que es el resultado de varios años de conversaciones entre el gobierno y las FARC, y además recibió el apoyo de la mitad de los votantes. Pero las preocupaciones legítimas que durante la campaña del plebiscito expresaron quienes votaron No deben ser tomadas en cuenta, en la medida de lo posible, sin alterar la esencia del Acuerdo.
  1. El norte ético de las actuales negociaciones debe ser lograr rápidamente los ajustes necesarios, tener en cuenta el dolor, los derechos y sufrimientos de las  víctimas, y evitar a toda costa la ruptura del cese del fuego. No debe haber ni una víctima más.
  1. Los ajustes y aclaraciones que se introduzcan pueden no ser suficientes para que se sientan totalmente satisfechos todos los que hoy se oponen al Acuerdo de la Habana, pero La Paz Querida está convencida de que pueden permitir el logro de  un apoyo social muy amplio y robusto.
  1. Esta convicción de La Paz Querida no es ingenua. Deriva de tres hechos: que la inmensa mayoría de los colombianos apoyamos la paz negociada; que muchas críticas al Acuerdo surgen de informaciones e interpretaciones equivocadas de su contenido, como en el tema de la supuesta ideología de género o la  supuesta afectación de la propiedad privada, que podrían ser superadas con las debidas aclaraciones que se introduzcan;  y que donde existen divergencias reales hay también acercamientos  significativos entre las distintas posiciones.
  1. El Acuerdo desarrolla varios aspectos contenidos en la Constitución de 1991 que buscan hacer efectivo el Estado Social de Derecho, y ha recibido el apoyo de la comunidad internacional, el cual es importante preservar. Con optimismo observamos que existen puntos de encuentro que facilitarían un viraje digno para lograr la convergencia de las distintas posiciones sobre el Acuerdo.
  1. La Paz Querida hace entonces un llamado a los actores políticos – el Gobierno, los voceros del NO y las FARC- a que tengan la grandeza necesaria para concertar rápidamente, y más allá de sus intereses políticos inmediatos y personales, los ajustes necesarios al Acuerdo de la Habana. Y ofrece la disposición de todos sus miembros a colaborar en la construcción de esos consensos.

 

La Paz Querida.

Mayor información: contactolapazquerida@gmail.com

Visítenos en nuestro sitio web: http://www.lapazquerida.com y en nuestras redes

sociales @PazQuerida.

COMUNICADO DE PRENSA-Posición oficial de La Paz Querida frente a la coyuntura